© horusmedia.de Ulrich Arndt
Alternative
Heilmittel
Alchemie &
Paracelsus-
Medizin
Diagnose &
Medizin-
Forschung
Ganzheitliche
Therapien
Selbsthilfe
& Ernährung
Spiritualität
& Wissenschaft
Urwissen
wiederentdeckt
Ganzheitlich
Denken &
Handeln
Freizeit, Kunst
& Reisen

 

El Orden Sagrado El Orden Sagrado Aparecido en la Revista „Paracelso“, 8/VI 2009 (Pagina 36-40), 9/VI 2009 (Pagina 38-43)

Deutsch Deutsch English English

El Orden Sagrado I (El Orden Sagrado II)

La misteriosa memoria del agua, así como su asombrosa capacidad para recibir vibraciones cósmicas, tienen una causa común: el orden extraordinario de sus moléculas. Ellas se congregan formando los cuerpos “sagrados” platónicos. Investigadores privados usan esto para “revigorizar” por resonancia el agua muerta del grifo.

Von Ulrich Arndt

El secreto de la vida está escondido en el agua. No sólo los mitos antiguos, las transmisiones esotéricas y las investigaciones alternativas sobre el agua también lo sostienen. Esta afirmación también coincide con el estado de progreso del conocimiento médico. El Dr. Alexis Carrel reconoció que, “la célula es inmortal. Sólo el líquido en el que la célula nada, está sujeto a procesos degenerativos,” descubrimiento que fue especialmente significativo para la ciencia médica de su época y pudiera ser más significativo aún. Por la prueba de laboratorio de éste descubrimiento, Carrel recibió el Premio Nobel de Medicina en 1912. Según él, la precondición para la “vida eterna de la célula” es que el líquido extra-celular sea renovado regularmente, dependiendo de la nutrición y de la eliminación de los residuos metabólicos. Los científicos confirmaron exactamente este principio básico.
No toda clase de agua puede garantizar vida eterna para la célula. La diferencia entre el líquido de una célula biológicamente activa y el agua común y corriente, y por tanto el secreto de la vida, consiste en su estructura física, en la disposición espacial de sus moléculas – en resumen: su geometría. Una alteración de este “orden” está conectada con la enfermedad.
El reconocido biofísico Karl S. Trincher estableció que los tumores empiezan por la destrucción de la estructura del agua de la célula, o sea, en el agua intracelular. Según la hipótesis de Trincher, el agua “no-viviente” se origina dentro del agua “viva” de una célula. Esto produce un estímulo permanente para que la célula se divida. La consecuencia dramática: un tumor canceroso empieza a crecer.
La estructura del agua es uno de los grandes secretos de la naturaleza, que ha desconcertado a los expertos durante mucho tiempo. En los colegios ya nos enseñan algo sobre su “anormalidad”. El agua es la única materia de la tierra que se presenta en tres estados de agregación: sólido, líquido y gaseoso. Esto realmente contradice su fórmula H, O, desde el punto de vista químico, porque consta de dos gases, hidrógeno y oxígeno. Dada esta fórmula, debiera ya hervir a una temperatura de menos 75 grados Celsius. Pero en cambio se congela a esta temperatura y sólo se funde a los cero grados. Con 100 grados, su punto de ebullición es 175 grados más de lo que teóricamente debiera ser. Conectado a esto hay todavía una “irregularidad” física por la que las formas acuáticas vivientes pueden sobrevivir a las temperaturas mínimas del invierno. Toda la materia del mundo aumenta su densidad al descender la temperatura, excepto el agua. Adquiere su máxima densidad a 4 grados Celsius. Debido a esto, el hielo flota en la superficie de los lagos y los peces y demás animales pueden “hibernar” en el fondo.
Por lo menos para esto, la ciencia ha encontrado una explicación. Las moléculas individuales se unen en largas cadenas o redes, llamadas “grupos o clusters,” que son la causa de la anomalía. Aproximadamente 700 moléculas de agua se congregan estructuralmente a una temperatura de cero grados Celsius. A una temperatura ambiental, hay 400 moléculas y a 100 grados todavía hay 50. Estos enlaces están en un constante proceso de disolución y re-formación. Recientemente fue descubierta otra espectacular característica de estos grupos: Pueden unirse en formas geométricas regulares aún más grandes –aunque no en formas caprichosas, sino en los cinco conocidos “cuerpos platónicos”*: tetraedro, cubo (hexaedro, estrella- tetraedro), octaedro, dodecaedro e icosaedro (cuerpos limitados por 4, 6, 8, 12 y 20 caras). Así, una sola molécula de H O -con cargas de hidrógeno y oxígeno forma un tetraedro pequeñito. Hace poco tiempo, un grupo de investigación dirigido por A. Welfort-Castleman Jr., un especialista de química física de la Universidad de Pensilvania, logró probar que los tetraedros del agua pueden formar estructuras dodecaédricas de veinte moléculas similares al modelo de una pelota de fútbol. De esta manera se forman moléculas complejas y más estables –una especie de cristal líquido, que, como lo pudo demostrar Castleman Jr., podrían mantenerse estables aún en el vapor.

*Las formas que consisten en áreas uniformes (como cuadrado, triángulo o pentágono) y donde siempre hay el mismo número de bordes uniéndose en los mismos ángulos en las esquinas, son llamados cuerpos platónicos. Si se coloca una esfera alrededor de un cuerpo así, sólo sus esquinas tocan la superficie esférica; la parte de adentro de la esfera sólo toca el cuerpo en el centro de las áreas individuales.

El Profesor Cyril W. Smith, investigador del agua y del smog electromagnético de la Universidad de Salford, piensa que es posible que haya más “super-retículas” estables (súper-estructuras). Él supone que la sucusión homeopática o el tratamiento con campos magnéticos forman, entre otras, “estructuras espirales de cinco puntas, grupos dodecahédricos.” En estas estructuras las moléculas de agua con forma de dodecaedro adquieren la forma de un collar de perlas en espiral. Mientras más alto el contenido de agua, más complejas serán las estructuras que se forman. En 1995 el Profesor Lande de la Universidad de Berkeley, California, logró probar la existencia de tales estructuras, “las buckyballs”.

Keplers planetary
Keplers planetary model with nested platonic bodies

La parte más emocionante: los hallazgos físicos más avanzados y el profundo conocimiento esotérico de los “cuerpos sagrados” de la geometría sagrada y las enseñanzas correlativas de las armonías, se encuentran aquí. Hay cinco estructuras espaciales consideradas como las imágenes de las dimensiones y armonías sagradas, y por lo tanto de la energía divina, en las escuelas esotérico-filosóficas influenciadas por Pitágoras y Platón. Están relacionadas con cada uno de los cinco elementos –fuego (tetraedro), tierra (cubo), aire (octaedro), éter (dodecaedro) y agua (icosaedro).
El astrónomo Johannes Kepler, quien descubrió las leyes de los movimientos planetarios, era consciente de los simbolismos sagrados de estos cuerpos. En su investigación matemática de las “armonías expansivas,” él relacionó a ciertos cuerpos platónicos con las distancias medias entre el sol y los planetas. De acuerdo a esta hipótesis el movimiento de los planetas no sólo está conectado con ciertos cuerpos platónicos -cuasi “figuras vibrantes”– sino también con ciertas frecuencias y sonidos a través de los tiempos respectivos de circulación. Similarmente, las diferentes enseñanzas esotéricas suponen una influencia de dichas vibraciones planetarias en la creación terrenal. Esto tiene lugar según la ley de resonancia, tal como se conoce de las enseñanzas de Hermes Trismegisto y de la música, y de su manifestación mediante la resonancia de varios sobre -tonos cuando se toca una cuerda.
Los investigadores alternativos suponen ahora dicha capacidad cósmica de resonancia, en las características del agua, a través de las vibraciones de figuras resonantes de forma similar, esto es, de los cuerpos platónicos y sus cualidades electromagnéticas. La ciencia ha demostrado hasta el momento, que el agua recibe influencias específicas de las constelaciones planetarias, como también del sol y la luna. De la misma manera, ha sido demostrada la existencia de vibraciones planetarias aún desconocidas, que presuntamente contienen una clase especial de electromagnetismo.
Es pasmoso observar cómo el agua responde a influencias vibratorias específicas. Por décadas, la investigación del médico y naturalista Suizo Hans Jenny, ha demostrado la increíble diversidad de formas que pueden ser generadas a través del impacto de diferentes frecuencias en un líquido. De esta manera, una gota de agua o el agua en una vasija bajo ciertas vibraciones forma -entre otros– tetraedros y dodecaedros, o modelos comparables de tres o cinco lados simétricos. Estos continúan en dimensiones más pequeñas aún y pueden verse sólo bajo un microscopio, ampliados varios cientos de veces, como se conoce de los famosos fractales de la investigación del caos. Sin embargo, no está claro si estos fractales, “resonancia de las formas” son efectivos en un tamaño tan tremendo, o aún hasta el punto de las fuentes de origen cósmicas.
Algunos especialistas han intentado utilizar el sorprendente fenómeno de la formación de cuerpos platónicos para la vitalización del agua, como por ejemplo la compañía Austriaca “Rayex” con su “Conducto de Agua-activa” (Wateractive pipe) El cuerpo hueco de quince centímetros de largo, envuelto alrededor de la cañería, contiene ciertos minerales impresos en forma de cuerpos platónicos e incorporados a una masa de cemento. Durante ocho años el Vienés Dr. Gernoth Graefe ha investigado la influencia energética de los polvos de roca y del tamaño de sus partículas en las plantas, los animales y los humanos. Con la ayuda de medidores de la presión arterial, el pulso –y la frecuencia de la respiración, la liberación de sustancias endocrinas, la resistencia de la piel, las contracciones musculares, así como también de exámenes kinesiológicos y de la minería radiestésica, él descubrió que los minerales pueden neutralizar la radiación electromagnética y reducir el respectivo estrés resultante para los humanos.
Parece haber interacciones entre ciertas formas minerales y las frecuencias electromagnéticas, similares a un transmisor y una antena. Tratando el agua con “Rayex-Pipe,” uno intenta usar este efecto para “imprimir” más estructuras energéticas dentro del agua. Al mismo tiempo, las substancias dañinas, que se almacenaban en el orden energético más pobre, deberían ser eliminadas con esta transformación molecular. No ha sido todavía comprobado si las moléculas de agua se unen en geometrías más complejas por medio del “Caño de Rayex” (“Rayex-Pipe”). Actualmente, el agua “energetizada” está siendo examinada en la Academia de Ciencias de Viena.
La autora germano-americana Bárbara Luetgebrune (Manual de la Terapia de Flores de California) cree que el hecho de que la energía divina o cósmica -la cual de acuerdo a las enseñanzas esotéricas fluye en la materia a través de las formas de los cuerpos platónicos- podría ser usada directamente para energizar el agua. “Yo transmito mentalmente conciencia pura dentro de un cristal de cuarzo, que luego libera la energía para la purificación del agua de grifo”, dice ella. Así, “El Agua de la Transformación Universal”, como la llama Luetgebrune, debe reinstaurar el equilibrio biológico y “mejorar la integración dentro del orden divino”. Fotos microscópicas (aumento 1:840) realmente muestran cambios: los cristales minerales fueron disueltos en estructuras más pequeñas. No existen pruebas adicionales.
Wolfgang Wiedergut, físico y jefe del grupo de investigación para la Energía Libre “Bindu” en Graz, ha desarrollado una teoría a través de la cual se puede explicar la conexión misteriosa entre la estructura del agua, la “geometría sagrada” y la energía. “La densidad específica de la materia, así como la del agua, depende de la estructura de su geometría interna. Cuando es estimulada por la energía, la materia trata de reducir su superficie para poder retener la energía durante largo tiempo. Esto conduce a la formación de grupos (clusters) y formas geométricas más complejas”. Inicialmente, las moléculas tetraédricas simples, de baja energía se reformarían en formas octaédricas más ricas en energía, en el agua que fluye y se arremolina naturalmente. Si el flujo de agua se detiene, el agua vuelve a su estructura tetraédrica. Esto está conectado con el aumento de la superficie y la reducción de la densidad, lo cual beneficia a la evaporación. Si las moléculas de agua deben formar estructuras más complejas que los dodecaedros, se debe abastecer al agua con más “energía giratoria”.
La fuerza natural del movimiento de remolino, que se usa en diferentes métodos de ”revitalización” del agua (ver también parte 1 y 2), podría también ser reemplazada a través de diferentes métodos de “energetización” e “información.” En todo el mundo, sin embargo, en éste momento hay muy pocos laboratorios especializados técnicamente equipados para comprobar la geometría del agua. Otros análisis sólo pueden dar una prueba indirecta: el grupo de investigación Castelman en la Universidad de Pensilvania pudo demostrar que la geometría del agua se forma alrededor de iones a los cuales se adhieren las moléculas, de la misma manera que se adherirían a un “centro de cristalización” eléctrico incorporando además los iones al agua. Por ejemplo, esa adherencia tan fuerte de los iones puede ser verificada por el Análisis Biofotónico del Dr. Fritz Albert Popp y sobre la base de la reducción de la tensión superficial. Varios de los métodos presentados de “Revitalización de Agua” han demostrado esto. Aún así, no está claro si este efecto pudo haber sido causado por algo más que una “geometría superior”. Por lo menos la unión de las moléculas de agua puede ocurrir de acuerdo a “planes de construcción” diferentes. En la Universidad del Sur de California, Los Ángeles, se demostró que la formación de grupos (clusters) deja pasar los rayos de luz con un giro a la derecha o izquierda (polarización izquierda o derecha), según que las formas geométricas rodeen un ión cargado negativamente (giro a la derecha) o un ion cargado positivamente.
Investigadores alternativos de agua creen haber encontrado la causa por la que la capacidad del agua de girar a la izquierda o derecha puede ser verificada con la ayuda de un tensor o un péndulo. Ellos afirman que sólo el agua que “gira a la derecha” es beneficiosa para la salud de la persona. También los manantiales sagrados o de sanación casi exclusivamente “giran a la derecha”. Sin embargo, no hay pruebas científicas para ello. En el departamento de biofísica de la Universidad de Salzburgo, los exámenes de laboratorio con fibroblastos humanos (células de tejido conectivo reproducibles in vitro) muestran que una evaluación global es cuestionable. En el proceso – por lo menos en el ensayo de probeta – los iones cargados positivamente (que hacen que el agua “gire a la izquierda”) resultaron ser un “asesinos” efectivos de las toxinas celulares, los llamados “radicales libres.” Todas estas características todavía ampliamente inexploradas no son sólo interesantes desde una perspectiva hidrológica y esotérica, sino que tienen una influencia directa sobre todas las personas, esto es, sobre la energía de sus células y por lo tanto sobre toda su condición de salud, como fue anticipado con el descubrimiento del Dr. Carrel mencionado al principio. En su análisis de los cuerpos celulares y sus funciones, los médicos y biofísicos han dejado de lado hasta el momento al agua celular que es el 75 por ciento del contenido de las células.


El Orden Sagrado II

Sin embargo, la misteriosa anomalía del agua nos lleva a comprender por qué su inusual geometría es tan importante para la vida “eterna” de las células: Si uno quiere calentar agua en un grado, precisa una cierta cantidad de energía. Sin embargo, si uno quiere calentarla de 36 a 37 grados Celsius, ha de añadir mucha más energía de la habitual. Por lo tanto, esta temperatura forma un tipo de barrera energética, la segunda será únicamente 1,5 grados más alta. A 37,5 grados, el agua posee la más alta flexibilidad para volver a formar su geometría molecular, de acuerdo al modelo teórico del reconocido biólogo Kart S. Trincher. Exactamente, dentro de este rango de temperatura, entre 36 y 37,5 grados, se encuentra la temperatura normal del cuerpo de los humanos y de muchas otras criaturas de sangre caliente (entre 36 y 42 grados Celsius). Esto quiere decir que la célula del agua con esta temperatura puede responder más flexiblemente a la energía suministrada a través de la “geometría” o usar la energía almacenada en la geometría para procesos metabólicos. ¿De dónde procede la energía que puede causar esta restructuración en el cuerpo humano?
El Dr. Patrick Flanagan cree haber resuelto este problema. El investigador, que a la edad de 17 años estaba considerado entre los 10 mejores científicos de los Estados Unidos, a los 19 años había ya trabajado en el Programa Espacial Gemini de la NASA y a los 23 años trabajó con delfines en el programa militar de comunicación, ha inventado unos 300 descubrimientos técnicos hasta la fecha. Durante aproximadamente 20 años, ha estado intentando descubrir los secretos del agua. En otros tiempos, el Dr. Henri Coanda, el padre de la hidrodinámica, le había pedido que continuara el trabajo de su vida, esto es, la investigación del efecto prolongador de la vida de las aguas de los glaciares en el valle de los Hunzas en los Himalayas. Con su mujer Gael Crystal, una conocida profesora universitaria de nutrición, él descubrió el efecto energetizante de ciertas micro partículas de esta agua en su instituto privado de Sedona, Arizona.
Recientemente, Flanagan tuvo éxito con un método giratorio de 33 fases (ver cuadro, Pág. 45) con el fin de incrementar el “Efecto del Agua Hunza”. Los resultados son unas gotas especiales, llamadas Micro-clusters (racimos) de Flanagan “Cristal energy”, que pueden añadirse a las bebidas. Se supone que transforma el agua purificada baja en minerales, en una verdadera fuente de vida con efectos desintoxicantes, activadores y armonizadores de la salud. La causa de este efecto se encuentra en la “geometría sagrada”: De una forma similar, el cuerpo humano precisa también de gérmenes para la formación de sus estructuras líquidas diferenciadas, como la sangre y el fluido cerebroespinal hasta la célula y el líquido linfático, así como los iones sirven como centros de cristalización para su estructura. Mientras que el agua normal contiene poca cantidad de moléculas “de formas platónicas” en un mar con agua sin formas la proporción de agua en los cuerpos de las criaturas vivientes se supone que se invierte. Si ellos absorben agua, primero han de producir “los líquidos adecuados” a partir ella. Los diferentes métodos de “energetización del agua” ya presentados parecen facilitarlos por medio de una “pre-estructuración” del agua. Los así llamados coloides sirven como centros de cristalización para la geometría superior del organismo. El cuerpo produce estas “núcleos” cargados eléctricamente, de los minerales. Los minerales están cubiertos de unas capas de sustancias orgánicas que atraen al agua, tales como las gelatinas, albúminas, colágenos y polisacáridos. Durante un cierto tiempo, esta capa evita que los coloides se descarguen. Por ejemplo, tales coloides y el agua estructurada por ellos se encuentran en las frutas y verduras crudas, y son la causa del efecto positivo y saludable de ayunar con frutas. Aún más estables son los coloides que poseen una protección de polímeros (por ejemplo del ácido graso orgánico puro). Exactamente, tales coloides son el secreto del Agua Hunza, que se supone que es una de las principales razones de que los miembros de esta tribu Himalaya a menudo alcancen la edad bíblica de 120 a 140 años. Normalmente, tales coloides se encuentran únicamente en las criaturas vivientes. Pero el Agua Hunza fluye desde los glaciares sobre rocas especiales que contienen grandes cantidades de madera petrificada. Desde aquí, los ácidos grasos se liberan de la cobertura de los coloides.
Los mismos coloides están también presentes de forma numerosa en el cuerpo humano. Poseen un papel central en el metabolismo allí donde la fuerza de sus cargas electromagnéticas es decisiva, tal y como el Dr. Flanagan descubrió. Los coloides normales poseen carga eléctrica negativa de únicamente unos milésimos de voltio. Por el contrario, la Versión Hunza, encerrada por los ácidos grasos, posee una carga negativa de 10 a 20 veces superior de 40 milivoltios. El así llamado potencial Zeta de los coloides provee transporte de todo tipo en el metabolismo. Gracias a su alta carga, atraen los nutrientes y los llevan a las células u organizan una “limpieza de la casa” atrayendo los residuos metabólicos y los transportan a través de los fluidos del cuerpo. Por lo tanto, se aseguran que las células reciban más energía y que el cuerpo se vuelva más vital. Por lo menos de igual importancia es una función adicional: A través de una repulsión eléctrica los coloides impiden que los componentes de los fluidos del cuerpo se “adhieran entre sí”. Los médicos naturópatas y biólogos suponen que, por ejemplo, la reducción de la capacidad de fluir de la sangre (en el microscopio de campo oscuro se los ve como un aglutinamiento de células sanguíneas rojas, las así llamadas “formación rouleau” (en rollo o pila de monedas) un motivo entre otros, de la presión alta) surge de una carga Zeta baja. La influencia de coloides cargados negativamente en la consistencia de la sangre podría ir aún más lejos todavía: la movilidad vital de los componentes fundamentales de la vida, de los gránulos microscópicos de proteína *, está basada concretamente en esa repulsión eléctrica negativa.

* En las enseñanzas microbiológicas del Pleomorfismo como protites (profesor Enderlein) o somatides (profesor Oswald) y en un artículo en el Esotera de 12/94 y 1/95 llamado como primal fungus nuclei.

Aquí, los investigadores ven una aparente conexión directa con coloides mucho más pequeños. El Premio Nobel en física, Wolfang Pauli, considera a los coloides como, quizás, el vínculo más importante entre el mundo orgánico e inorgánico. Para el pionero de la Química coloide, Thomas Riddick, la importancia central de las cargas del coloide, el potencial Zeta, es simplemente “una ley básica de la naturaleza. El potencial Zeta posee un papel decisivo en la vida. Es la fuerza que controla los muchos billones de células”. Es muy importante que la carga coloide no se destruya de forma prematura. Esto podría suceder a través de un desequilibrio de los minerales del organismo (mala nutrición), alteraciones hormonales, toxinas, ondas electromagnéticas o radicales libres.
Es igualmente espectacular descubrir una función más de los coloides en el cuerpo: el investigador Biofotónico Dr. Fritz-Albert Popp encontró que la geometría del agua estructurada por los coloides jugaba un papel importante en la comunicación de la célula. Únicamente, en tales estructuras de agua ordenada, las células podían transportar, con la ayuda de una luz ordenada, denominada rayos láser de luz ultra violeta, información de las moléculas de ADN. El así llamado experimento de “fibra de agua” mostraba claramente el gran efecto que las fuerzas internas eléctricas diminutas del agua y sus diminutos coloides pueden desarrollar – prueba de la existencia de un fenómeno aún inexplorado. Una fina corriente de agua produce una sorprendente alta tensión entre 15.000 y 20.000 voltios en su entorno. Únicamente, puede ser recogida una muy pequeña corriente eléctrica (de aproximadamente un miliamperio, 15 veces por segundo), pero es suficiente para hacer que un fluorescente brille ligeramente. El montaje experimental es muy simple: dos corrientes capilares de agua, llamadas “fibras”, caen de dos chorros adyacentes de 10 cm. en dos recipientes aislados, los cuales están conectados a colectores. Si se las toca con un conductor, el tubo fluorescente destella.
Aún más espectacular es otro fenómeno: poco antes de llegar al recipiente, la corriente se divide y, en este punto, a menudo, se observa un débil brillo azulado del agua. Las gotas comienzan a moverse hacia la corriente contrariando la fuerza gravitatoria, como movidas por magia. Se mueven espiralmente hasta más de 10 cm. y, en parte, incluso 20 cm. más hacia arriba. No está claro de si estos efectos son debidos a campos electromagnéticos o a otras fuerzas.
Ya en 1892 el Premio Nobel Lenard describió el efecto “electrizante” de la fibra de agua. En los años 30, el naturalista Víctor Schauberger examinó esto más intensamente. En varias ocasiones, demostró estos experimentos en el Instituto de Higiene de Viena en 1950 y en 1951 en las Universidades Inglesas. Un grupo sueco de investigación conducido por el ingeniero eléctrico Olof Alexandersson repitió este experimento con éxito en los años 60. Actualmente, varios investigadores privados trabajan en esto. Otra peculiaridad de las características eléctricas del agua investigada de esta manera son muy interesantes: Según Schauberger, el nivel energético fluctúa durante el transcurso del día y debería tener su efecto más bajo a las 4 p.m. y su efecto más alto a las 10 p.m. Una vez más, esto podría indicar una posible influencia de constelaciones cósmicas –en este caso, probablemente la influencia de la posición del sol.
El Dr. Flanagan pudo probar la estrecha interacción entre cargas eléctricas, estructuras geométricas del agua y además una influencia no resuelta de factores cósmicos. Por petición del investigador privado Alemán Oswald Bartel, quien desarrolló junto con otro, un nuevo instrumento para la así llamada “ionización por presión de empuje *”, examinó las resonancias vibratorias del agua destilada previamente ionizada con este nuevo procedimiento (“relleno” y “geometrización” con portadores de carga). Mostró varias resonancias electromagnéticas con un punto focal entre los 7 y 10 Hertz. Ellas son las llamadas Ondas de Schuhmann de la tierra, así como el área de las ondas del cerebro humano (Ondas Alpha – y Theta).
La característica misteriosa de la fuente de la vida parece surgir únicamente en una interacción compleja entre la “carga” del agua (los coloides contenidos dentro respectivamente), el fenómeno de resonancia (electromagnético y cósmico) conectado y la formación de formas geométricas complejas en la estructura del agua (como el octaedro o dodecaedro y grupos espirales). De esta manera, al agua se la caracteriza como disolvente universal, un reservorio y un medio de transporte, no sólo en el organismo humano, sino en toda la tierra. Llena el espacio de lo más profundo de las rocas hasta la atmósfera más elevada. Es la memoria, la fuente y el receptor de “información” hasta las más elevadas “vibraciones” cósmicas de los planetas.
Por lo tanto, el mantener limpias nuestras aguas y recuperar los remolinos en los cauces de los ríos se ha vuelto aún más importante –sobre todo, si tomamos conciencia de un hecho sumamente asombroso: El agua es el único líquido natural que aparece en la superficie de nuestra tierra (no existe otro donde el agua no esté contenida como disolvente). Generalmente, puede ser equiparada con el medio líquido, subrayando su rol como “mediador” entre lo sólido y lo gaseoso (y lo sutil). La intensa investigación del agua conduce a la profundidad del conocimiento esotérico, que todavía no ha revelado todos sus secretos. Si al comienzo de esta serie de artículos nuestro cuerpo fue comparado con un gran “charco de agua”, ahora se lo puede comparar de una forma incluso más significativa: el ser humano es un cristal líquido vibrante, que está reformándose constantemente.
*El medio a ser ionizado dentro de una cápsula, se somete a un ligero aumento de la presión, alternando tensiones altas y bajas en el proceso de “ionización por presión de empuje”. Así, por ejemplo, el oxígeno puede ionizarse sin formarse ozono. Para propósitos médicos-terapéuticos, este es el método simple más exacto para la “energetización” del agua. Profesionales médicos informan de la asombrosa duración de la desintoxicación.

El pentáculo del agua

Recientes investigaciones en el Instituto Químico de la Universidad de California en Berkeley, EEUU, muestran asombrosos paralelismos entre el último descubrimiento físico sobre la estructura del agua y el conocimiento esotérico antiguo sobre cuerpos platónicos y geometría sagrada.
Con la ayuda de un Láser Infrarrojo de amplio rango, un grupo de seis investigadores (Cruzan, Braly, Lui, Brown, Loeser, Saykally) han descubierto a través de investigaciones espectroscópicas que tres, cuatro o cinco moléculas de agua no adquieren ninguna forma espacial. En la mayoría de los casos, sin embargo, forman planos regulares sorprendentemente uniformes. En el agua por encima de los 25 predominan los planos pentagonales (formadas por cinco moléculas). Cuando se unen 12 de estos pentágonos, aparece el cuerpo regular de un dodecaedro.
Incluso más: Como los científicos han descubierto también que se pueden unir muchos más planos, por ejemplo 32, formando grandes “bolas” – las “buckyballs”. De esta manera, se forman estructuras superiores y más estables. Actualmente, existen transportadores de cargas firmemente integradas y de movimiento libre entre las cinco moléculas que forman un plano. De esta manera, es posible una corriente eléctrica (similar a un semiconductor conocido en electrónica). Los investigadores californianos del agua encontraron que estas cargas libres de movimiento cambiaban regularmente con las que se encontraban firmemente integradas; sin embargo, cambiaban su posición constantemente. Saltaban de aquí para allá y surgía una aparente rotación relativa a la vibración. Esta es medible y muestra una resonancia más elevada (“efecto túnel”) a ciertas frecuencias que a otras. Al mismo tiempo, a estas resonancias se las considera como una explicación provisional del efecto de las ondas electromagnéticas en el ser humano y sus fluidos corporales.
La siguiente comparación con la geometría sagrada es sorprendente: El pentáculo (Estrella de Cinco Puntas) conecta los cinco ángulos con una línea recta, por allí donde la línea salta sobre los siguientes ángulos. Se supone que exactamente la misma figura puede formarse en los cinco ángulos de la estructura del agua a través del movimiento “de rotación” de los portadores de carga tal y como se ha descrito con anterioridad. Si cuatro moléculas de agua se unen en un plano, otra figura debería aparecer. Las cargas cambiantes oscilan en una forma de lemniscato similarmente a una hora. Hasta el momento, esto es especulación. Falta la prueba científica y también bajo qué condición la “energía del agua” gira en esa dirección. El paralelismo, sin embargo, es sorprendente porque al pentáculo y al leminscato se les ha considerado como “mediadores” simbólicos entre las energías cósmicas y el mundo material. Al mismo tiempo, el pentáculo, como un símbolo del ser humano, es el símbolo de la conexión entre el micro y el macrocosmos, entre la tierra y las esferas divinas. De acuerdo a la ley hermética “Como es arriba, es abajo” las cargas rotativas entre las moléculas del agua ordenadas en planos parecen dirigir fuerzas electromagnéticas (“sutiles”) en la materia (agua).

El secreto del Agua Hunza

Durante más de 20 años, el Dr. Patrick Flanagan ha investigado la legendaria Agua Hunza. En ella descubrió coloides con una elevada carga eléctrica protegidos contra descargas tempranas por ácidos grasos (portadores de carga naturales, que tienen importantes funciones en el metabolismo). Una investigación más avanzada le condujo a un método especial de producción de tales coloides. Hoy en día, el “Cristal de Energía” del Agua de Hunza puede ser utilizado en gotas para vitalizar el agua baja en minerales. Los coloides de Flanagan son producidos por un método giratorio de 33 etapas. Primeramente, el Dr. Flanagan produce reacciones electroquímicas mezclando soluciones minerales especiales, en las que se forman los micro coloides. La solución se acelera con un “amplificador de giro tangencial” especialmente construido, manteniendo cierta temperatura. En el centro de esta turbulencia, surge una elevada carga eléctrica negativa, que carga también a los coloides. Además, esta carga se incrementa a través de un campo eléctrico externo. Entonces, se encierran los coloides mediante ácidos orgánicos grasos, para evitar su descarga. Si uno coloca unas pequeñas gotas de este líquido en un vaso de agua, la tensión superficial se reducirá inmediatamente, seguida de una elevada estructuración geométrica del agua. El agua más adecuada para esto es la que es pobre en minerales o, incluso, agua destilada por mediación del vapor. Si uno bebe un litro y medio de esta agua al día, el cuerpo se desintoxicará con un efecto duradero.

Para información acerca de las fuentes de suministro contactar con el autor.

Ulrich Arndt
Otto–Raupp–Str.5
79312 Emmendingen–Mundingen
Alemania
Mail: info@horusmedia.de

Bildquellen: ©Basilius Presse Basel, ©Verlag Hermann Bauer, ©W.Wagner, ©Patrick Flanagan, ©Franz Arnoul


Für weitere Informationen beachten Sie auch die Partnerlinks

© horusmedia.de Ulrich Arndt

Bitte beachten Sie: Die Informationen dieses webs sind journalistische Aufbereitungen des jeweiligen Themas und ersetzen keine medizinische Beratung. Bei gesundheitlichen Problemen und Erkrankungen suchen Sie bitte zuerst einen Arzt oder Heilpraktiker auf.
Ausdrücklich sei zudem darauf hingewiesen, dass in Artikeln eventuell beschriebene Methoden, Therapien, Hilfsmittel und Nahrungsergänzungen lediglich Hinweise und Verfahren einer alternativen, esoterischen oder traditionellen Erfahrungs-Heilkunde darstellen und keine Heilmittel und anerkannte Therapieformen im Sinne der heutigen Schulmedizin sind.

upSeitenanfang up
| Home |Impressum | Links | Bücher & Seminare | Suche |
| Heilmittel | Alchemie | Diagnose | Therapien | Selbsthilfe & Ernährung | Spiritualität & Wissenschaft | Urwissen | Denken & Handeln | Freizeit |

© horusmedia.de Ulrich Arndt

Rechtliche Hinweise

Bitte beachten Sie:
Die Informationen dieses webs sind journalistische Aufbereitungen des jeweiligen Themas und ersetzen keine medizinische Beratung. Bei gesundheitlichen Problemen und Erkrankungen suchen Sie bitte zuerst einen Arzt oder Heilpraktiker auf.
Ausdrücklich sei zudem darauf hingewiesen, dass in Artikeln eventuell beschriebene Methoden, Therapien, Hilfsmittel und Nahrungsergänzungen lediglich Hinweise und Verfahren einer alternativen, esoterischen oder traditionellen Erfahrungs-Heilkunde darstellen und keine Heilmittel und anerkannte Therapieformen im Sinne der heutigen Schulmedizin sind.

copyright - Urheberrecht
Rechtliche Hinweise
Die Urheberrechte sämtlicher Texte liegen, sofern nicht ausdrücklich anders gekennzeichnet, bei Ulrich Arndt (im Folgenden der Autor genannt).
Inhalte dürfen nur zu Informationszwecken und nicht zum Verkauf oder zur Verbreitung zu gewerblichen oder politischen Zwecken verwendet werden. Kein Artikel, kein Auszug aus einem der Texte, keine Grafik oder Bild dürfen ohne schriftliche Zustimmung des Autors in irgendeiner Weise vervielfältigt, verbreitet oder öffentlich wiedergegeben werden. Ohne schriftliche Einwilligung des Autors dürfen die Datenbank oder Teile von ihr auch nicht in von Datenverarbeitungsanlagen verwendbare Sprachen übertragen oder übersetzt werden und dauerhaft gespeichert. Ausgenommen hiervon sind nur Vervielfältigungen, die technisch zum Zwecke des Einblicks in die Datenbank unumgänglich sind und nur vorübergehend vorgenommen werden.
Die Urheberrechte an Bildern und Grafiken liegen manchmal beim Autor, manchmal bei den Zeitschriften, in denen die Artikel erschienen sind, oder bei Dritten. Jegliche Nutzung bedarf der schriftlichen Zustimmung des jeweiligen Rechteinhabers.
Der Autor behält es sich ausdrücklich vor, Teile der Seiten oder das gesamte Angebot ohne gesonderte Ankündigung zu verändern, zu ergänzen, zu löschen oder die Veröffentlichung zeitweise oder endgültig einzustellen.

Markenrecht
Alle in Artikeln eventuell erwähnten Marken- und Warenzeichen unterliegen uneingeschränkt den Bestimmungen des jeweils gültigen Kennzeichenrechts und den Besitzrechten der jeweiligen Eigentümer. Verwendungen bedürfen der schriftlichen Zustimmung des Marken- und Rechteinhabers.

Links
Einige Seiten dieser Website enthalten Links zu externen Websites. Diese Links ermöglichen Ihnen den Zugang zu weiteren Informationen bestimmter Themen. Trotz sorgfältiger inhaltlicher Kontrolle zum Zeitpunkt der Verlinkung übernimmt der Autor keine Verantwortung und Haftung für die Inhalte externer Links. Für den Inhalt der verlinkten Seiten sind ausschließlich deren Betreiber verantwortlich.

Haftungsausschluss
Der Autor hat die Informationen der Artikel nach seinem Stand des Wissens zum Zeitpunkt der Entstehung des Artikels und mit journalistischen Sorgfalt erstellt. Sollten sich dennoch unvollständige, fehlerhafte oder illegale Informationen eingeschlichen haben, so bittet der Autor um Entschuldigung, übernimmt aber keinerlei Haftung. Mit den Artikeln dieser Website sind keine Angaben und keine Gewähr zur Eignung der darin enthaltenen Informationen für einen bestimmten Zweck verbunden. So übernimmt der Autor keine Gewährleistung und Haftung im Zusammenhang mit jeglicher Nutzung der Informationen auf dieser Homepage, und in keinem Fall kann er haftbar gemacht werden für besondere oder indirekte Schäden, Folgeschäden, entgangenem Gewinn oder sonstige Handlungen, die aus Nutzung der Informationen resultieren.
Sofern Teile oder einzelne Formulierungen dieses Textes der geltenden Rechtslage nicht mehr oder nicht mehr vollständig entsprechen sollten, bleiben die übrigen Teile des Dokuments in ihrem Inhalt und ihrer Gültigkeit davon unberührt.